¿Vulnera el derecho a la intimidad el sistema GPS instalado en el vehículo de empresa?

Total
0
Shares

Es válido un sistema de GPS que registra cuándo arranca y se detiene el vehículo y dónde se encuentra físicamente, siempre que no permita captar circunstancia alguna de sus ocupantes y se realice dentro de la jornada laboral. No obstante, aunque la geolocalización del vehículo sea permanente, se admite si el análisis del dispositivo se limita a obtener los trayectos realizados dentro de la jornada laboral del trabajador, obteniendo tan solo la ubicación física del vehículo.

Geolocalización del coche de empresa

Una empresa pone a disposición de su empleado un vehículo para los desplazamientos a las instalaciones de las empresas clientes. La empleadora tiene una política de uso de coches en la que expresamente indica que su utilización está limitada exclusivamente a las necesidades del proyecto, no pudiendo utilizarse para uso particular. También se indica que, con el objeto de controlar su uso profesional, los vehículos tienen instalado un sistema de seguimiento mediante GPS que almacena la localización en el momento que el trabajador realiza alguna acción con el vehículo. La política de uso está a disposición de toda la plantilla en la intranet, fue remitida al correo electrónico del trabajador, y, además, el Director de operaciones celebró una reunión informativa con todos los trabajadores, a tal efecto.

Al detectar una posible actuación irregular del trabajador, la empresa cruza los datos del GPS con los de la aplicación informática para la solicitud de dietas y comprueba que de un total de 20 días en los que solicitó la percepción de la media dieta, en 15 de ellos la geolocalización indicaba que se encontraba en la localidad donde tiene su domicilio. La empresa despide al trabajador por la comisión de una falta muy grave de fraude, deslealtad y abuso de confianza motivada por el cobro indebido de medias dietas.

Se plantea la cuestión de si la prueba de GPS vulnera el derecho a la intimidad, al contener datos de la localización del vehículo no solo durante la jornada laboral, sino también fuera de la misma y durante los fines de semana.

El TSJ Madrid afirma que la colocación de un sistema de geolocalización, que registra cuándo arranca y se detiene el vehículo y dónde se encuentra físicamente, es un medio adecuado y proporcionado de vigilancia y control. No afecta a la intimidad personal, si el sistema no permite captar circunstancia alguna de sus ocupantes, y además el control se realiza exclusivamente durante la jornada laboral.

En el caso analizado, aunque la geolocalización del vehículo es permanente, el TSJ Madrid no aprecia vulneración de derechos fundamentales ya que el análisis del dispositivo se limita a obtener los trayectos realizados dentro de la jornada laboral del trabajador. Además, estos datos de geolocalización no tienen capacidad para reflejar ninguna circunstancia personal del trabajador, tan solo la ubicación física del vehículo.

Por ello, el TSJ Madrid concluye que es adecuada la utilización de los datos de geolocalización que permiten comprobar la falsedad de los comunicados por el trabajador para percibir las dietas, poniendo en evidencia el fraude y la deslealtad.

Por ello, el TSJ Madrid no aprecia invasión de derechos fundamentales y concluye que es adecuada la utilización de los datos de geolocalización que permiten comprobar la falsedad de los comunicados por el trabajador para percibir las dietas, poniendo en evidencia el fraude y la deslealtad.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *