Berenguer Tomás lidera las negociaciones con el vestuario del Barça, que se rebajará 122 millones de salario y 50 de variables

Total
0
Shares

Tras 25 días de negociaciones, hemos conseguido un acuerdo que difiere sueldos de 122 millones de euros en las retribuciones fijas y de 50 millones en las variables presupuestadas. El equipo de DTR, formado por Berenguer Tomás y Mónica Martínez Barroso ha conseguido este acuerdo laboral tras varias jornadas liderando la postura del club en la mesa de negociación.

A continuación os detallamos resumen de algunas informaciones aparecidas a lo largo de la negociación en la prensa sobre la negociación que desde nuestro despacho hemos llevado a cabo representando al FC Barcelona y que ha culminado con un acuerdo que permite un ajuste salarial de la plantilla del club.

En LaVanguardia.com

Principio de acuerdo entre los jugadores y el Barça por los sueldos

Las partes han alcanzado un principio de acuerdo que permite hacer un ajuste del coste salarial de la temporada vigente.

Las mermadas cuentas del FC Barcelona respiran aliviadas. Tras más de un mes y medio de tensas negociaciones iniciadas cuando Josep Maria Bartomeu todavía presidía el club la junta gestora del FC Barcelona y los abogados de los jugadores lograron sellar en pleno Black Friday , un principio de acuerdo para adecuar los salarios de los futbolistas a la preocupante situación económica que atraviesa la entidad.

Se trata de un pacto que debe ratificarse en los próximos días por parte del colectivo de jugadores y técnicos pero que contempla hacer un ajuste del coste salarial de la temporada vigente por 122 millones de retribuciones fijas que se abonarán durante los próximos cuatro años. A esta cifra, se suma el pago en diferido durante tres años de las variables de la presente temporada presupuestadas en unos 50 millones de euros.

Todo esto a menos de dos meses de que se celebren las próximas elecciones a la presidencia del FC Barcelona, previstas para el 24 de enero. Del futuro presidente dependerá que las plantillas ingresen las cantidades diferidas.

Por el momento la gestora presidida por Carles Tusquets se siente satisfecha. El acuerdo supondrá dejar de pagar a inicios del 2021 un total de 172 millones de euros, cumpliendo con creces el objetivo que se había propuesto: aplazar el pago de los jugadores correspondiente a enero de entre 170 y 180 millones de euros de masa salarial ante la reducción de ingresos en torno a los 300 millones de euros en el presente ejercicio. Si no se hubiera llegado a ningún acuerdo, las cuentas reflejarían un descubierto de unos 70 millones de euros.

El objetivo económico

La gestora logra aplazar el pago de 172 millones de euros de masa salarial.

En esta negociación, Tusquets contó con el apoyo capital del técnico Ronald Koeman y el de su cuerpo técnico formado por su segundo, Alfred Schreuder y su tercero, Henrik Larsson. El técnico holandés, que, a pesar de las dificultades económicas, asumió el reto para cumplir su sueño de entrenar al Barça, es también sensible con la situación actual.

Por ello, aunque ya llegó a Barcelona con su salario adaptado a la situación económica actual, el holandés le trasladó a Tusquets hace unas semanas que, si el club lo consideraba necesario, podían volver a adaptar sus salarios correspondientes a la vigente temporada. La actitud del técnico fue clave para convencer a la plantilla. Siempre sin imponer nada, les informó de su decisión dejando en manos de los jugadores la postura definitiva.

Al margen de esta negociación porque ya llegaron a un acuerdo con el club para renovar se quedaron Piqué (2024), Ter Stegen (2025), De Jong y Lenglet (2026) y los que ya ficharon con el Barcelona con los sueldos adecuados a la situación económica actual: Dest (2025) y Pjanic (2024).

El entrenador, hombre clave

Koeman empatiza con la situación que vive la entidad.

Con el capítulo de este viernes, el Barça cierra una complicada etapa iniciada en los últimos días de mandato de la junta de Bartomeu. Los primeros avisos se trasladaron el pasado 6 de octubre, coincidiendo con el cierre del mercado de fichajes. Ya avanzó entonces el exvicepresidente económico Jordi Moix: “Para mantener los ratios de la masa salarial dentro de los índices recomendados tiene que haber un reajuste”.

El siguiente paso de la entidad fue constituir el 21 de octubre una mesa de diálogo para alcanzar un acuerdo con los empleados del club, incluidos los jugadores, que permitiese adecuar los salarios a la realidad de la Covid-19.

Sin embargo, en un intercambio de burofax firmados por los capitanes, las plantillas del primer equipo y del Barça B se negaron a una negociación conjunta alegando diferencias salariales con el resto de trabajadores de la entidad y reclamando una negociación paralela. El viernes 30 de octubre, tres días después de la dimisión de Bartomeu, los jugadores se añadieron formalmente a la mesa colectiva manteniendo tensas negociaciones que finalizaron ayer.

El acuerdo final debe cerrarse conjuntamente con el de los trabajadores de la entidad, que retomarán las negociaciones el lunes buscando un pacto definitivo.

 

En Culemania.com

Principio de acuerdo entre el FC Barcelona y los jugadores para la rebaja de los salarios. Los representantes de los futbolistas, tras una semana de reuniones con los abogados laboralistas del club, han acordado una reducción salarial de 122 millones de euros.

Tras muchas semanas de encuentros y negociaciones enrocadas, este viernes se empieza a resolver al fin una Mesa de Negociación que por algunos momentos llegó a ponerse cuesta arriba. Tanto el FC Barcelona, a través de un comunicado, como el entorno de los jugadores, han confirmado a Culemanía la voluntad de llegar a un entendimiento que debe fructificar en los próximos días.

Otros 50 millones en variables

Por el momento, el acuerdo consiste en una solución al problema global que merma la economía del club: una reducción de la masa salarial para esta temporada de 122 millones de euros. Asimismo, el club informa que se producirá una adecuación salarial de los pagos en variables que quedan pendientes para este curso, cifrados en aproximadamente 50 millones de euros.

Estaríamos hablando de una reducción aproximada de 172 millones de euros, prácticamente los 190 millones que solicitaba el club, correspondoentes a un 30% de la masa salarial total del primer equipo y el Barça B. A partir de aquí se entra en una segunda fase de negociaciones donde cada futbolista deberá acordar individualmente la solución que encaje mejor con sus intereses.

Desde Culemanía ya hemos informado que hay distintas posibilidades sobre la mesa. Principalmente, la fórmula Iniestaque consiste en hacer los pagos en diferido de la parte salarial que no se pague esta temporada. Otra opción pasa por firmar nuevos acuerdos con los futbolistas dándoles un rol de embajador o de miembro de los Barça Legends para que sigan vinculados contractualmente a la entidad cobrando, los primeros años, la cantidad ahora adeudada.

 

En Elpais.com

El Barça pacta una rebaja salarial de 122 millones

El club llega a un principio de acuerdo con los jugadores para aplazar los pagos de los sueldos de la presente temporada.

Los representantes legales de los jugadores del primer equipo y del filial del Barcelona y la comisión gestora alcanzaron, después de la reunión de este viernes, un principio de acuerdo para reajustar el coste salarial en la temporada vigente. El pacto, en cualquier caso, tiene que ser ratificado por los futbolistas. Los abogados de ambas partes estipularon una rebaja en los sueldos de 122 millones de euros en las retribuciones fijas y de 50 millones en las variables presupuestadas, que se diferirán durante los próximos cuatro y tres ejercicios respectivamente. “El acuerdo, en caso de que se ratifique, supone un hecho de gran trascendencia para reconducir la situación económica actual”, anunciaron en un comunicado conjunto.

No fue fácil la negociación. En total, hubo siete reuniones entre las formales y las informales. La mesa de negociación entre los empleados del Barcelona y la comisión gestora se constituyó el pasado 21 de octubre. No participaron, en cualquier caso, todos los jugadores. Ter Stegen, Piqué, Lenglet y De Jong ya habían pactado con el entonces presidente, Josep Maria Bartomeu, una extensión de sus respectivos contratos, que ya incluía la “adecuación salarial transitoria”, como la catalogaban en los despachos del club. Lo que significaba que los cuatro futbolistas aceptaron una rebaja en el sueldo durante la temporada 2020-2021, a cambio de más años vinculados al club azulgrana.

El problema, para la junta directiva de entonces, fue que el resto de los jugadores del primer equipo no quiso acuerdos individuales ni tampoco formar parte de una mesa de negociación con el resto de los empleados del club. Cuando Bartomeu y sus directivos presentaron la renuncia, la comisión gestora que preside Carles Tusquets tomó el testigo. “La idea es diferir pagos y llegar a un acuerdo que favorezca a todas las partes. No le queremos quitar el dinero a nadie”, explicó Tusquets. Y aseguró que el club necesita “un esfuerzo de 300 millones para cuadrar los presupuestos”.

Fijos más variables

Entonces, Tusquets miró a la partida más elevada en el cuadro de resultados: los sueldos de los futbolistas, un 70% del presupuesto. LaLiga tasó el tope salarial del Barcelona para la temporada 2020-2021 en 382 millones, un 43% menos que la temporada anterior (671). “El Barça no ha hecho nada mal. Si no fuese por la pandemia no tendría que reducir su masa salarial”, justificó Javier Tebas, presidente de la patronal. “El límite salarial no es algo fijo, puede ir variando de acuerdo con los ingresos. Si demostramos más ingresos, podemos aumentarlo”, explicaban en el Barcelona.

De entrada, la idea de la comisión era rebajar los salarios de los jugadores en 190 millones. Su intención era que lo que el club se ahorrara en la temporada 2020-2021 en salarios se pagara en 10 años. Los jugadores, que estaban predispuestos a ayudar al club en la reducción de sus sueldos, consideraban que el monto y, sobre todo, el plazo de pago eran excesivos. En el comunicado conjunto, los representantes de los jugadores y los del club explicaron que los 50 millones presupuestados en variables de los sueldos de los jugadores (por ejemplo: prima por campeonatos ganados, por partidos jugados o goles marcados) se diferirán en los próximos tres ejercicios. Sin embargo, no anunciaron cuándo se pagarán los 122 millones correspondientes a la cantidad fija . “No sabemos por qué no se puso en el comunicado”, aseguran fuentes de la negociación.

En la oposición no están satisfechos. “No entendemos para qué buscaban llegar a un acuerdo, si el nuevo presidente tendrá que negociar”, dice uno de los precandidatos. “Además”, añade, “no llegaron a la cantidad que querían”. La comisión gestora quería ahorrarse 190 millones y el acuerdo fue por 172, si se tienen en cuenta cantidades fijas y variables. El pacto con los jugadores, la comisión gestora o el nuevo presidente deberá seguir buscando otros mecanismos de ahorro para cuadrar los presupuestos en la vigente temporada.

En Eleconomista.com

La plantilla del Barcelona acuerda bajarse el salario en 122 millones más 50 en primas

  • Las variables tendrán un diferimiento durante tres años.
  • Este acuerdo era fundamental para amoldarse al límite salarial.

El Barcelona ha anunciado este viernes un “principio de acuerdo” en la negociación salarial con su plantilla, a falta de ser ratificado por los jugadores, que supondría un ajuste de 122 millones de euros de retribuciones fijas y otros 50 de variables.

“En el día de hoy las partes han alcanzado un principio de acuerdo que permite hacer un ajuste del coste salarial de la temporada vigente, por un importe de 122 millones de retribuciones fijas, al que se adiciona el diferimiento durante 3 años de las retribuciones variables de esta temporada, presupuestadas en una cifra aproximada de 50 millones de euros”, dice el comunicado.

En su nota, el club azulgrana recuerda la “preocupación con el que todo el barcelonismo sigue los trabajos de esta Comisión”. “Este principio de acuerdo queda pendiente de ratificación en los próximos días por parte del colectivo de jugadores y técnicos afectados. En caso de que se ratifique, supondrá un hito de gran trascendencia para reconducir la situación económica actual”, añade.

El límite salarial se había reducido en un 42%

Con este principio de acuerdo, el club consigue amoldarse al límite salarial impuesto por el órgano rector de LaLiga, que había fijado su techo de gasto deportivo en 382 millones de euros para la 20/21. Una reducción respecto a la campaña pasada de un 42% que ejemplificaba el grave problema que tenían las arcas de la entidad blaugrana.

Un agujero que solventa la actual gestora y que será un problema menos para la nueva Junta entrante de las elecciones de enero. Tras la salida de Josep María Bartomeu, el Barça había quedado muy señalado por su preocupante aumento de salarios en los últimos años que había llegado a suponer la mayor parte del presupuesto de toda la entidad.

Además, tras el estallido de la crisis de la covid-19, la antigua directiva ya tuvo que llegar a una polémica reducción salarial con la primera plantilla de hasta el 70%. Este acuerdo, en principio fue un Erte obligado por la pandemia, que luego terminó de ser de buen agrado de los jugadores.

¿Quién forma la mesa de negociación entre el Barça y el vestuario?

Jornada decisiva sobre la negociación de la rebaja salarial en el FCBarcelona. Este martes a partir de las 10 de la mañana se vuelven a reunir las partes en una mesa de negociación que prevé alargarse hasta las seis de la tarde. El miércoles está prevista la celebración del segundo y último asalto. La clave de este nuevo encuentro radicará en la propuesta que presenten los futbolistas. La fórmula Iniesta que avanzó Culemanía en exclusiva, la posibilidad de que los jugadores sean embajadores del club o que acaben formando parte de los BarçaLegends son las más probables a fecha de hoy. La pelota está en su tejado.

Si los jugadores apuestan por el diálogo y presentan una propuesta factible, los abogados del Barça negociarán ese acuerdo. Si tratan de dilatar las negociaciones en el tiempo con evasivas, buscando una nueva prórroga como la que se firmó el jueves de la semana pasada cuando expiró el plazo oficial previsto por el artículo 41 del Estatuto de los Trabajadores, pero sin mostrar intenciones reales de acercamiento, el club será implacable. El propio Carles Tusquets está a favor de aprobar las medidas de forma unilateral si no ponen de su parte.

Si bien Tusquets no forma parte de la mesa negociadora, debe estar al corriente de todo lo que ocurre. Y está totalmente decidido a que se ejecute la rebaja por una vía o por la otra. Sin embargo, los encargados de llegar al acuerdo no pertenecen a la junta gestora, sino que son los profesionales contratados por el club. Aunque el CEO Oscar Grau es el máximo responsable, la realidad es que el director general tampoco está interviniendo en la mesa de negociaciones. Los que desempeñan el papel clave son otras ocho personas. La gran pregunta es la siguiente: ¿Quién se encarga de estas negociaciones?

Pancho Schroeder y dos laboralistas

El representante oficial del club que ha tomado el protagonismo llegados a este punto es Pancho Schroeder, el director financiero de la entidad azulgrana y responsable, entre otras cosas, de negociar la financiación del Espai Barça. Pancho fue la persona que se encargó de exponer la grave situación financiera actual del club a los representantes de los futbolistas en las reuniones anteriores. Sin embargo, en esta ocasión no se prevé su presencia en la reunión.

La negociación la liderarán dos abogados laboralistas. Uno de ellos lleva más de 10 años trabajando para el club: Berenguer Tomàs. El otro es  Bernat Antràs. Posteriormente, Bartomeu contó con ambos para liderar la postura del club en la mesa de negociación para la adecuación salarial. Ambos están acompañados en la mesa por dos abogados de sus respectivos despachos, Mónica Martínez y David Agustí. Carles Tusquets simplemente los ratificó como presidente de la junta gestora.

Los abogados han solicitado la presencia de dos fiscalistas que también jugarán un rol decisivo en la negociación, porque son los encargados de informar a los jugadores cómo se resolvería todo el apartado fiscal de la redistribución. Es decir, si finalmente aceptan cobrar una parte del dinero en diferido, ¿cuándo pagarán esos impuestos? ¿Cuánto tendrán que tributar? Es una cuestión importante porque si suben los tipos impositivos les podría salir a pagar más.

Fiscalistas y aseguradora

Además de ellos, también toma partido en la mesa la directora de Recursos Humanos del Barça, Gemma Biosca, que tiene una postura más bien de moderadora ya que representa a ambas partes de algún modo. y en última instancia un asesor fiscalista. Asimismo, el propio Tusquets informó de que el club cuenta con los servicios de la aseguradora Mercer.

Según ha podido averiguar Culemanía, la consultora Mercer se dedica a hacer planes de externalización de compromisos de pago. Es una aseguradora de prestigio internacional que hará un estudio para diferir los salarios de los jugadores y que fue contratada cuando empezaron las negociaciones, antes de que dimitiese Bartomeu y Tusquets asumiese la presidencia en funciones. Sin embargo, y aunque su papel es clave, Mercer no interviene en la mesa.

Pecourt, Tena y dos abogados de Madrid

Por tanto, estamos hablando de que por parte del club hay siete personas sentadas en la negociación. Por parte de los jugadores no se quedan a la zaga, y son seis los representantes jurídicos que juegan un papel para defender sus intereses. Probablemente el más conocido de todos ellos entre el barcelonismo sea Jorge Pecourt, el abogado de Messi, responsable del burofax para salir gratis del club que generó el gran incendio del verano tras el 2-8. Aquella acción le costó su despidodel bufete Cuatrecasas, pero ya se lo ha montado por su cuenta.

Por otro lado destaca Óscar Tena, abogado de Tactic Group, que es el despacho que inicialmente lideró la postura de los jugadores tras ser recomendado por el agente Josep María Orobitg, representante de Busquets y Sergi Roberto. Su postura está casi tan enrocada como la de Messi, aunque a nadie escapa que el astro argentino es la verdadera clave del asunto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *