Trabajo usará ‘Big Data’ en su ofensiva contra los falsos autónomos de las plataformas digitales

Total
0
Shares

El Ministerio de Trabajo usará la tecnología de análisis masivo de datos -conocida como Big Data– para detectar casos de fraude laboral en materia de contratación, habiendo manifestado que, sobre todo, pondrán el foco en los falsos autónomos y la sucesión de contratos temporales.

De esta forma, una herramienta informática analizará millones de contratos y los datos de los trabajadores para crear alertas sobre posibles asuntos de fraude laboral, reforzando, asimismo, la Inspección y los controles a las empresas, especialmente las nuevas plataformas digitales.

“Un joven en bicicleta con un móvil no es un trabajador autónomo”, ha asegurado la ministra durante su intervención. Desde el Ministerio de Trabajo añaden que para abordar esta situación se tomarán medidas legislativas.

Debemos recordar, asimismo, que hasta la fecha existen pronunciamientos judiciales distintos en cuanto a los denominados riders de la empresas como Glovo o Deliveroo,  ya que, entre otras sentencias, el TSJ de Madrid, en su Sentencia de 17 de Enero del 2020, ha ratificado y considerado que estos trabajadores eran trabajadores por cuenta ajena, mientras que otras sentencias de juzgados sociales, o incluso el propio TSJ de Madrid, había determinado que eran trabajadores por cuenta propia, por lo que será necesario que el Tribunal Supremo se pronuncie al respecto.

Es importante destacar, y tener en cuenta,  cuales son las premisas que el Tribunal Superior de justicia ha valorado para señalar que “En definitiva, ha de concluirse que en la relación jurídica existente entre Roofoods Spain SL (Deliveroo) y los repartidores concurrían todas las notas o caracteres de una relación laboral por cuenta ajena (art. 1.1 del Estatuto de los Trabajadores)”, siendo éstas las siguientes:

–CONCURRENCIA DE HABITUALIDAD:

(…)

Sí existe deber de habitualidad, pues la ausencia de habitualidad se penaliza.

–CONCURRENCIA DE RETRIBUCIÓN PERIÓDICA:

(…)

La conclusión es que sí existe retribución periódica, que no es fija, sino variable -en función de los servicios realizados por el repartidor-. En realidad esto viene a ser un “salario por unidad de obra”, que es admisible en el marco de la relación laboral por cuenta ajena.

–CONCURRENCIA DE DEPENDENCIA O SUJECIÓN A ÓRDENES E INSTRUCCIONES EMPRESARIALES:

En principio el horario no es impuesto por Roofoods Spain SL, sino que el propio repartidor elige inicialmente la franja horaria en que quiere realizar su actividad.

Ahora bien, una vez elegida por el repartidor una franja horaria, éste sí adquiere un deber de realizar su actividad en ese tiempo pues, si no se encuentra disponible o rechaza repartos, es penalizado (le entran menos pedidos).

(…)

Para controlar que el repartidor realiza correctamente su actividad, éste se halla localizado mientras hace los pedidos mediante GPS.

(…)

Si la valoración del repartidor es deficiente, se le concede un preaviso de 30 días durante el cual se observa si modifica su conducta.

(…)

En caso contrario, Roofoods Spain SL puede dar de baja al repartidor en la aplicación telemática y finalizar su colaboración con él.

(…)

En definitiva, la conclusión es que sí existe sujeción a órdenes o instrucciones empresariales, pues la realización por el repartidor de su actividad apartándose de las instrucciones impartidas por Roofoods Spain SL no es inocua, sino que comporta una consecuencia negativa o penalización.

–INCARDINACIÓN DE LOS REPARTIDORES EN EL ÁMBITO RECTOR, ORGANIZATIVO Y DE DIRECCIÓN DE ROOFOODS SPAIN SL:

El grueso de la estructura necesaria para la actividad empresarial es titularidad de Roofoods Spain SL, aunque en buena parte sea inmaterial o “virtual”. No obstante, sí existe también estructura material de Roofoods Spain SL, consistente en unas dependencias físicas (en Paseo de la Castellana nº 131 y en C/ Antonio González Echarte nº 1 de Madrid -véase folio 57 de las actuaciones-) donde Roofoods Spain SL posee en Madrid una plantilla de 65 trabajadores “de estructura”, contratados laboralmente, que atienden los departamentos de Administración, Marketing, Operaciones, Servicio corporativo, y Ventas.

Los medios puestos por el repartidor (moto o bicicleta, y teléfono móvil) son muy poco significativos en comparación con la importante organización estructural necesaria para la actividad.

Para controlar que el repartidor realizaba correctamente su actividad, éste se hallaba localizado mediante GPS mientras hacía los pedidos.

A través de la plataforma o aplicación informática, Roofoods Spain SL realizaba un seguimiento de la actividad de los repartidores, conociendo la hora de inicio y terminación de su actividad, su localización mediante GPS, y los tiempos de reparto.

Esta información era tratada por personal de estructura de Roofoods Spain SL.

(…)

Otras veces era el propio personal de estructura de Roofoods Spain SL quien contactaba con los repartidores, por ejemplo si permanecían mucho tiempo sin moverse.

La conclusión es que los repartidores estaban incardinados en el ámbito rector, organizativo y de dirección de Roofoods Spain SL.

–CONCURRENCIA DE AJENIDAD DE FRUTOS Y RIESGOS:

El repartidor lleva a cabo una actividad por la que recibe una cantidad que le es abonada (por cada reparto o pedido que realiza) por Roofoods Spain SL.

Roofoods Spain SL se lucra de las cantidades que le abonan los restaurantes cuyas elaboraciones culinarias son entregadas por repartidores de Roofoods Spain SL.

Es claro que la cantidad percibida por Roofoods Spain SL del restaurante cuyos platos de cocina reparte, siempre será mayor que la cantidad que Roofoods Spain SL abona al repartidor por realizar ese reparto. Por consiguiente, existe una “plusvalía” o ganancia que es obtenida por Roofoods Spain SL.

(…)

La conclusión es que sí existe ajenidad de frutos y riesgos.

(…)

Se argumenta que el repartidor sí asume los riesgos porque, en caso de no llevar a cabo el reparto, no percibiría la cantidad que le correspondería por ese servicio.

Pero el hecho de no percibir cantidad alguna por el servicio cuando éste no se realiza, no es asunción del riesgo, sino que constituye una característica ordinaria del denominado “salario por obra”.

–CONCURRENCIA DEL CARÁCTER PERSONALÍSIMO DE LA PRESTACIÓN DEL SERVICIO:

Los pedidos que el repartidor sirve han de ser realizados (entregados) por él mismo.

La actividad de recogida de pedidos en restaurantes y entrega a los consumidores en su domicilio (o lugar por ellos designado) es realizada personalmente por los repartidores, sin que se haya producido ninguna subcontratación de servicios por algún repartidor a otras personas.

(…)

La conclusión es que sí existe carácter personalísimo o “intuitu personae” en la prestación de servicios por el repartidor para Roofoods Spain SL. “

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *